GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MÉXICO Y TAXISTAS ACUERDAN UNA ‘RUTA JURÍDICA’ PARA REGULAR LOS SERVICIOS DE UBER, DIDI Y CABIFY.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Por APIM.

Tras una mesa de negociación, los operadores de taxis que protestaron en diversos puntos de la nación latinoamericana se comprometieron a no realizar bloqueos viales.
Tras una mesa de negociación, los operadores de taxis que protestaron en diversos puntos de la nación latinoamericana se comprometieron a no realizar bloqueos viales.

Huajuapan de León, Oax., 08-10-2019.- Los líderes del Movimiento de Taxistas y las autoridades mexicanas llegaron este lunes a un acuerdo que fija una ‘ruta jurídica’ para la operación de las plataformas digitales Uber, Didi y Cabify, contra las que se han movilizado los conductores con bloqueos viales en 28 estados de todo el país.

En conferencia de prensa, el subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación (Segob) de México, Ricardo Peralta, informó que, tras una mesa de diálogo de más de cinco horas, grupos jurídicos de los gobiernos federales y locales buscarán regular la operación de las aplicaciones.

Ambas partes se volverán a reunir próximo lunes para conocer los resultados de las mesas sobre el análisis jurídico, mientras que los taxistas se comprometieron a no volver a tomar las calles para impedir el libre tránsito.

«Le ofrecemos una disculpa la ciudadanía. Sabemos que los molestamos mucho, pero ya habíamos tenido diversas reuniones aquí en la Secretaría de Gobernación y no había pasado nada y tuvimos que tomar estas medidas», dijo Ángel Morales, secretario de finanzas del Movimiento Nacional Taxistas.

Durante la mesa de diálogo, que arrancó a las 13:00 horas (local) de este lunes, los dirigentes del movimiento han sostenido que la ley de movilidad, bajo la cual deben cumplir una serie de requisitos para obtener una concesión, es restrictiva y limitativa, y permite una competencia desleal.

«Las mesas de diálogo no han dado resultados», reclamaron los líderes ante Peralta y la secretaria de Gobierno de Ciudad de México, Rosa Icela Rodríguez.

Peralta ofreció el compromiso del Gobierno federal para que lo que resulte del diálogo «tenga la fortaleza política y moral de que se cumplirán los acuerdos»

Asimismo, el subsecretario informó que los representantes de los taxistas expresaron su disposición a sumarse al uso de la tecnología y sujetarse a una aplicación móvil.

El funcionario también pidió «muy respetuosamente» al Movimiento Nacional de Taxistas no afectar a los ciudadanos, luego que se viera comprometido el tránsito en importantes vialidades de la capital mexicana, como la avenida Paseo de la Reforma, los accesos a la zona de oficinas de Santa Fe y al Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM).

Peralta consideró que el problema se encuentra en la interpretación de las leyes que permiten la operación de plataformas como Uber, Cabify y Didi, y propuso someter a revisión del órgano competente la legalidad del uso de dichas aplicaciones, con el compromiso de aceptar su definición.

«No podemos hacer una interpretación personal de las leyes, para eso existen órganos jurisdiccionales, para interpretar las leyes, y eso no lo hemos hecho en esta mesa ni lo hemos hecho antes», manifestó.

Esta no es la primera vez que los taxistas muestran su inconformidad contra este tipo de empresas de transporte. En junio pasado, transportistas de todo el país también exigieron a las autoridades locales imponer mayores restricciones a las empresas tecnológicas.

Mientras que una concesión para manejar un taxi cuesta alrededor de 10.148 pesos (518 dólares), además de una serie de trámites de renovación de los permisos, Uber o Cabify no pagan tributos.

Por esa razón, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México recomendó a la Cámara de Diputados modificar la ley para que estas compañías paguen impuestos como cualquier empresa a partir de 2020.